¿Te planteas crear una empresa digital?

26 de Marzo, 2015

EEME BS Marketing Digital

La creación de una empresa digital comparte muchos aspectos con el correspondiente proceso aplicado a empresas tradicionales. Sirva como ejemplo el acto de constitución, la planificación de ingresos, gastos, cobros, pagos, el análisis previo del mercado, etcétera. Por tanto, si ya conocemos los componentes del procedimiento de creación y apertura de un negocio tradicional (1.0), tendremos parte del camino recorrido.

¿Te planteas crear una empresa digital?

Antes de continuar, hemos de señalar que no debemos plantear una separación firme entre negocios 1.0 y 2.0. Si bien un negocio 2.0 (digital) puede nacer y desarrollarse sin una historia tradicional previa, son muchos los casos de empresas tradicionales que han expandido partes de su negocio a través de la Red. El proceder lógico de la matriz de Ansoff, desde la penetración hasta la diversificación, está, gracias al paradigma 2.0, más al alcance que nunca de las empresas tradicionales que no habían operado en la Red. Así pues, podremos considerar el negocio digital como una oportunidad desde cero o como una consecuencia lógica del negocio tradicional incrustado en un entorno digital.

Deberíamos establecer qué variables estratégicas son las relevantes a la hora de crear una empresa digital

Establecido lo anterior, las razones por las que emprender un negocio digital son claras. Potencial de crecimiento y costes fijos que se diluyen deprisa. Las empresas digitales crecen mucho más rápido que las tradicionales ya que su medio de propagación es increíblemente líquido. El target es amplio y, si se hacen las cosas bien y las ventas potenciales se convierten en efectivas, los efectos sobre los costes fijos unitarios son importantes.

Llegados a este punto, deberíamos establecer qué variables estratégicas son las relevantes a la hora de crear una empresa digital, algunas de las cuales son comunes a los negocios 1.0 y otras, en cambio, no.

La primera de ellas es contar con una idea de negocio que contenga algún elemento innovador, una manera diferente de satisfacer las necesidades objetivo. Podemos hablar de una innovación de producto-servicio o de proceso pero nuestra idea debe aportar algo. Este aspecto es crucial también en las empresas tradicionales pero, dada la naturaleza del entorno digital y su velocidad de cambio, es imprescindible aportar algo diferente. Por supuesto, no debemos olvidar un aspecto vital: la viabilidad. Al igual que en los negocios tradicionales, la idea debe ser capaz de evolucionar hasta el punto de convertirse en un producto-servicio con posibilidades de ser vendido-prestado generando, así, ingresos.

La Red es enorme, el mercado que nos facilita es gigantesco y eso es bueno pero hay que hacerse ver. Una nueva empresa digital entre millones de ellas es invisible y necesitamos brillar con luz propia. Por tanto, todo el proceso de creación, puesta en marcha y funcionamiento requiere del empleo de metodología SEM (posicionamiento en buscadores, pago por ubicación en buscadores, publicidad contextual). Podríamos considerar a esta variable como una ventaja (gran tamaño del mercado) repleta de peligros (podemos perdernos y no ser encontrados nunca).

Dominar técnicas como el up-selling o el cross-selling, promocionar, crear vínculos emocionales con nuestros clientes, mutarlos a la categoría de seguidores, evolucionar nuestras técnicas de marketing hacia el paradigma 3.0

¿Qué hacer cuando ya somos visibles?

Dominar técnicas como el up-selling o el cross-selling, promocionar, crear vínculos emocionales con nuestros clientes, mutarlos a la categoría de seguidores, evolucionar nuestras técnicas de marketing hacia el paradigma 3.0. Ganar, a través de las redes sociales, la mente, el corazón del consumidor y hacerle ver que entendemos el mundo de la misma manera que él. Las redes sociales (Twitter, Facebook principalmente) y nuestro portal web serán las herramientas que deberemos dominar.

Los obstáculos del camino

No es fácil negociar con proveedores en lo referente a la gestión de stocks, los métodos de pago son caros (TPV, PayPal) o complejos (contrareembolso) y los costes de envío son una asignatura pendiente si no contamos con un gran volumen de ventas. No obstante, ya sea como expansión del negocio tradicional o como creación de una nueva empresa, el entorno brinda las oportunidades suficientes como para desarrollar la idea de negocio.

Acepto expresamente la política de privacidad y envíos electrónicos de EEME BS.

Únete en Facebook

Súmate a Google+

Síguenos en Twitter