Personal Branding: tus acciones dejan huella

06 de Marzo, 2015

EEME BS Marketing

Lograr que el resto perciba en nosotros los valores y las creencias que nos definen, hacer ver a los demás los aspectos en los que destacamos, ser conscientes de que nuestras actuaciones dejan huella.

Personal Branding: tus acciones dejan huella

Cambios en las formas y los usos de los mercados

Las organizaciones son sistemas abiertos cuyo principal elemento lo conforma el capital humano. La gestión de este recurso así como la habilidad para seleccionarlo y configurarlo en torno a los objetivos de la empresa ha sido tradicionalmente un aspecto importante para el éxito de la organización.

Sin embargo, en la actualidad, es mucho más que eso. Los profundos cambios introducidos por la revolución tecnológica han cambiado las formas y los usos de los mercados y, por ende, las relaciones entre organización y entorno. Las empresas que pretenden sobrevivir se orientan hacia clientes, proveedores y administraciones con el afán de lograr que estos actores perciban las acciones de la firma como propias. Ya no se trata de establecer relaciones de escucha sino de diálogo constante con el entorno y, por tanto, las organizaciones necesitan recursos humanos capaces de hacerlo en todos los niveles, fases y etapas de estas relaciones.

En la empresa pueden coexistir varios tipos de capital humano

Además del cambio en la manera de participar en el mercado, el propio paradigma de empleo cambia con la revolución tecnológica. De esta forma, en la empresa pueden coexistir varios tipos de capital humano, entre los que destaca uno exportable, trasladable y accesible desde cualquier lugar del planeta. La organización buscará entonces activos excelentes que contribuyan de manera significativa a la generación de valor.

Por tanto, existen dos razones principales que elevan e impulsan el concepto de Personal Branding (marca personal). La primera, exigida por la empresa que pretende contar entre sus filas a líderes que organicen los recursos humanos de tal manera que cada uno de ellos sean capaces de proyectar sobre el entorno los verdaderos valores de la organización, que dejen su huella personal sobre clientes y proveedores. La segunda, exigida por los propios trabajadores, que conocen la evolución de un mercado que comienza a distinguirlos por sus competencias y que demanda profesionales que se distingan del resto, en cualquier parte del mundo.

Es uno mismo como sello, lograr que se perciban los valores y las creencias que nos definen, hacer ver a los demás los aspectos en los que destacamos, ser conscientes de que nuestras actuaciones dejan huella

Personal Branding es un concepto capaz de abarcar varias definiciones. Es uno mismo como sello, es lograr que el resto perciba en nosotros los valores y las creencias que nos definen, es hacer ver a los demás los aspectos en los que destacamos, ser conscientes de que nuestras actuaciones dejan la huella que deseamos, es lo que piense un conjunto de personas relevantes sobre nosotros y lo que hacemos. Es mucho más que imagen personal, es transmitir que somos únicos y que nuestras competencias son diferentes a las del resto y, por tanto, capaces de aportar valor a la organización a la que prestemos servicios.

Desde líderes hasta profesionales especialistas, se trata de ser bueno y parecerlo, comunicarlo, de imprimir un sello que condiciona las acciones de los demás actores (clientes, proveedores, trabajadores, administraciones, etcétera). Las organizaciones requieren profesionales de este tipo y, en un mundo donde casi todo el trabajo comienza a ser reemplazable (asesores, abogados, contables, etcétera) independientemente de su ubicación geográfica y donde, además, aumenta la importancia del trabajo por proyectos, fomentar nuestra marca personal nos distinguirá del resto de profesionales.

¿Cómo potenciar o crear incluso nuestra marca personal?

Debemos ocupar un lugar en la mente de quien nos conoce, de quien contrata nuestros servicios, de nuestros clientes y, en general, de nuestro entorno. Para ello, entre otras, debemos conocer nuestras fortalezas y debilidades, controlar nuestra vida, fomentar relaciones constructivas, diferenciarnos por nuestras competencias y profesionalidad, ser coherentes, persistentes, contar con soluciones diferentes y ofrecerlas, generar valor al resto, ser creativos y hacernos valer por lo que aportamos y somos, por nuestros valores.

La idea principal no es venderse sino comunicar lo que sabemos, cómo lo hacemos y qué valores impregnan nuestras actuaciones. En definitiva, transmitir nuestro sello personal y dejar una huella en nuestro entorno.

Acepto expresamente la política de privacidad y envíos electrónicos de EEME BS.

Agenda de Eventos


Máster en Marketing Digital y Redes Sociales

Tu mejor opción profesional: presencial, con Master Trip, Proyecto Final y prácticas en empresa. Más de 150 alumnos formados.

VI Edición Alicante Madrid Valencia Valladolid
2017 / 18
Últimas plazas
Programa

Únete en Facebook

Súmate a Google+

Síguenos en Twitter